AÑO NUEVO

“Con todo, yo siempre estuve contigo; me tomaste de la mano derecha.  Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.” (Salmo 73:23-24.)

El comienzo de este año es muy especial, muy especial porque el que se terminó también lo fue. Hemos vivido cosas, acontecimientos inesperados, ni siquiera lo habríamos podido imaginar, pero hemos salido adelante y en victoria.

Las palabras del salmista Asaf las hago mías y le invito que usted también las haga suyas, y de seguro ha de brotar en su corazón un profundo agradecimiento a nuestro Señor, como ocurrió con el mío, porque Él me tomó de la mano derecha y el Espíritu Santo me ha guiado según su consejo.

Dijo Charles Spurgeon “De día en día y de año en año mi fe cree en la sabiduría y en el amor de Dios, y yo sé que no he creído en vano. Ninguna buena palabra Suya ha sido en vano, y yo estoy seguro de que ninguna caerá en tierra”.

Comenzamos un nuevo año. Yo no sé el camino que he de elegir: el Señor habrá de elegir por mí. Extiendo mi mano hacia Él, porque necesito consejo y guía, buscaré el infalible consejo de Su Palabra y permitiré que el Espíritu Santo me guíe por encima de mi propio saber y entender o el consejo de mis amigos.

Mirando hacia adelante, talvez podamos decir que nos espera un camino de dificultades y de arduas batallas, pero estamos seguros que también nos esperan victorias, La Palabra nos dice: “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13)

, cuando tengamos que enfrentar una tormenta que no se nos olvide y una vez que pase demos gracias por la victoria al que nos da la victoria.

Nuestro Padre todopoderoso estará 365 días con su mirada sobre usted y sobre mí, escuchará nuestro ruego y de su misericordia proveerá la bendición. Seguirá llenando nuestra vida de Su Gozo y de Su paz.  

El salmista también nos dice que cuando llegue el momento el Señor me recibirá a las puertas del cielo: Él me dará la bienvenida a la tierra de gloria.  No seremos extraños en el cielo y nuestro Padre nos dirá: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.” (Mateo 25:21)

 ¡Glorioso Padre celestial, Tú has de guiarme!

GLORIA SEA DADA A ÉL, QUE HA DE GUIARME AQUÍ, Y ME RECIBIRÁ EN EL MÁS ALLÁ. AMÉN

Pastor Nolberto Llaguno