UNA PALABRA VIVA

En los tiempos en que vivimos es cada vez más necesaria la palabra de Dios para un mundo lleno de insatisfacción, con sed espiritual y con la interrogante de donde se puede apagar dicha sed.

Muchas veces manifestamos que la solución está en la palabra de Dios y a través de ella el creer en Jesucristo. La lectura de la biblia nos confronta con nuestras actitudes, creencias y propósitos.

En el libro a los hebreos nos dice:

“Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo  del alma y del espíritu, hasta  la médula de los huesos, y juzga  los pensamientos y las intenciones del corazón.” (Hebreos 4:12 NVI)

La palabra viva llega hasta lo más íntimo de nuestro ser, nos dice quien somos y como somos. Nos juzga en lo más oculto que podamos tener y luego nos ilumina para alcanzar la vida eterna, perdonando todas nuestras iniquidades y limpiándonos de toda maldad. Es ella que nos presenta a Jesucristo y el divino plan de salvación a través de Su sacrificio en la Cruz. Es ella que nos muestra el camino a seguir y con la ayuda del Espíritu Santo nos guía y nos recuerda las enseñanzas de  nuestro Salvador Jesucristo.

Para alcanzar la promesa de vida eterna y la esperanza de la entrada en la patria celestial es absolutamente necesario leer y estudiar la palabra de Dios. Vivir su contenido y sus enseñanzas porque son la voluntad de Dios para nuestras vidas.  Darla a conocer a aquellos que no creen, a través de nuestro testimonio de vida.

El vivir la palabra de Dios nos hace ser personas más seguras en esta sociedad tan adversa, nos hace tener esperanza en tiempos de dificultad y angustia.

La biblia es la Palabra  de Dios y  es la verdad, búsquela y lléguese a ella.

Pastor Nolberto LLaguno